Qué Hacemos

Objetivo

Fomentar el desarrollo territorial y propender a un igual acceso de oportunidades a los habitantes de los territorios, es una de las principales labores que realiza la Unidad de Convergencia dependiente del Departamento de Fortalecimiento de la División de Desarrollo Regional.

Aspiramos a que independientemente del lugar donde se habita, en el territorio nacional chileno, todas las personas tengan igual acceso de oportunidades y sean parte de un desarrollo armónico e inclusivo.

La inequidad territorial presente en el país se ve reflejada en los niveles de aislamiento y rezago que muchos de ellos presentan, generalmente, en los mismos encontramos una baja densidad poblacional, lo que disminuye las posibilidades de conectarse con la estructura de oportunidades públicas y privadas, afectando la concreción de proyectos de inversión que podrían desarrollarse en estas zonas. Sumado a lo anterior, los bajos niveles de desarrollo productivo y la escasa presencia de inversiones públicas dificulta la generación de mayor actividad económica que rompa el círculo vicioso del rezago territorial.

En virtud de lo anterior, el Estado estableció y definió una Política Nacional sobre zonas rezagadas en materia social que permite focalizar recursos en aquellos territorios más débiles a través de una evaluación de las iniciativas bajo el enfoque de evaluación de costo eficiencia y del trabajo coordinado de los órganos públicos, del sector privado y demás actores presentes en el territorio.

En el contexto que hoy contamos con una política pública focalizada para dichos territorios, que se expresa en un Reglamento publicado el 14 de febrero de 2019, la Unidad de Territorios de Convergencia se ha planteado contribuir al desarrollo de TERRITORIOS ESPECIALES mediante el fortalecimiento, apoyo y disposición de herramientas que dote a los gobiernos regionales de los instrumentos necesarios para una intervención calificada en dichos territorios.

Es así como hoy contamos con tres grandes tareas:

1. Apoyar técnica y metodológicamente a los gobiernos regionales en el proceso de desarrollo de planes, lo que se concreta apoyando el levantamiento, implementación y seguimiento de planes de convergencia en territorios especiales.
2. Fortalecer el capital humano de los gobiernos regionales, lo que significa implementar una oferta articulada de formación a través de diplomados, cursos, elaboración de cartillas, manuales, orientaciones, y promoción de espacios de diálogo y encuentros, etc.
3. Generar propuestas que mejoran la calidad y pertinencia de la acción pública en los territorios especiales..